Cuentos y anecdotas

Área de esparcimiento, cultura popular y general. Sitio artístico y creativo enmarcado en sentimientos e ideales socialistas revolucionarios. Aquí también se puede hablar de Fútbol, Beisbol y Olimpiadas,y gustos generales

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Vie Abr 25, 2008 9:38 pm

achue2 escribió:
Rebeca escribió:Hola a todos,

¡estoy aquì otra vez! la piedrita en el zapato para muchos, y pienso que afin de otros; casi que paso el páramo, pero no! no era mi hora. Asì que hoy me gustaría compartir contigo Luz, y mis compas, esta lectura tan gratificante que se lee de arriba hacia abajo y al contrario para aflorar sentimientos que siempre están guardados por que son los sueños que nos acompañan. ¡La Aventura! la ensoñaciòn de otras tierras, para volver y decir como el poeta: Confieso que he vivido.

Me gustó mucho, casi que pienso que te acompañé.

[font=Arial]Rebienvenida a su Foro amiga Rebeca....que le aquejaba ya que habla de pasar el páramo???? Vea que Ud es pieza fundamental en este sitio Revolucionario.....Salud.....Saludos y respetos camarada[/font]


Caramba hermano querido, como asì :oops:

Sufro de una cosa que llaman el culodivertido o algo asì, pero no creas que es verdad, eso duele mucho, y parece serrrr que se me reventò un divertìculo, me infectò y casi que no la cuento. Pero el mèdico que me atendiò es de esos afines que estàn esperando que una llegue con una de esas emergencias para desarrollar toda su intuiciòn y dar en el clavo. Me salvò hermano, todavìa estoy pendiendo de un hilo, pero ya es como llaman `fuera de peligro`. Asì que me sacaron de terapia intensiva y ya puedo aporrear las teclas, pienso que estar aquì en esta pelea hizo que saliera màs ràpido del problemòn.

Solo de pensar que los acontecimientos se estàn desarrollando de manera tan vertiginosa, que lo que pasò ayer se lo come rapidito lo que hoy es noticia que pareciera cuento, pero es la realidad. Y tenìa unas ganas grandes de volver a la pelea, solo lamento que se fue el amigo barsabàs; era un estìmulo magnìfico para la discusiòn.

En varias oportunidades he experimentado casi lo que llaman desencarnaciòn, por aquello que se desprende uno del traje que lo acompaña por el tiempo que le toca esta melodìa. Pero te cuento que nunca he visto ninguna luz despuès del tùnel. Serà que debe uno ponerse en sintonìa con tiempo. Avisar que va a visitar a los panas que volaron temprano, o serà que se ponen todos de acuerdo para poner el hombro hasta que se pueda terminar lo que se empieza.

Una vez (creo que ya lo contè) iba al Avila en yip con unos amigos, y perdiò la direcciòn; se volteò y caimos por un precipicio. Estuvimos cierto tiempo sin que nadie se diera cuenta, y yo pensando que no querìa pasar la noche en la rama de un àrbol, salì como pude, siempre llamàndo a mis amigos, que no me respondìan. No se como salì de allì, pero me vi en un camino que sabìa bajaba hacia las faldas del cerro hasta donde podrìa guiarme, asì por horas; cuando lleguè abajo !tenìa un brazo roto¡ pero nunca en todo el trayecto sentì dolor. Estaba muy deshidratada y con signos de alucinaciòn.

Mis amigos no tuvieron ni siquiera oportunidad, ahora paso por allì y siento una especie de reverencia porque no se como pude bajarme del àrbol donde quedè guindando, còmo salì de la hoya donde estaba el àrbol, y caminar hasta donde podìan ayudarme era casi imposible, y con un brazo roto menos¡ sin embargo, salì de esa sin certeza clara de lo que habìa pasado.

Me pasa mucho, sabes?
El peor analfabeto es el analfabeto político.
Bertol Brecht
NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
jesusald
Expulsado o expulsada
Mensajes: 79
Registrado: Sab Abr 12, 2008 5:54 pm
Ubicación: caracas

Notapor jesusald » Vie Abr 25, 2008 9:58 pm

Rebeca pero tu eres una malabarista xd.

vayas cosas que has vivido y sobrevivido :wink:
Yo antepongo siempre la comunidad a los individuos. (Simón Bolívar, 1828)
Los Estados Unidos parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la Libertad (Simón Bolívar, 1829) = Bolívar era Revolucionario Chavista!

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Vie Abr 25, 2008 10:02 pm

jesusald escribió:Rebeca pero tu eres una malabarista xd.

vayas cosas que has vivido y sobrevivido :wink:


buenamarista mas bien!
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Sab Abr 26, 2008 8:29 pm

jesusald escribió:Rebeca pero tu eres una malabarista xd.

vayas cosas que has vivido y sobrevivido :wink:


el tema es `cuentos`.
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Sab Abr 26, 2008 8:33 pm

Sueño mucho con Chávez, siempre hablando de filosofía, quiere saber mucho, soñe y lo conté aquí que un compadre lo traicionaba antes que sucediera.

Ahora soñé que estaba en una isla y el mar oscuro se desbordaba en una ola gigantesca y lo arropaba.

En el idioma de los sueños el mar es la madre.
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Optimus Prime
Mensajes: 35
Registrado: Jue Abr 24, 2008 4:31 pm
Ubicación: En El Subsuelo

Notapor Optimus Prime » Lun Abr 28, 2008 8:48 pm

[align=center]El Asesino[/align]


Hace algún tiempo atrás, hubo un hombre al que la soledad no se cansaba de agobiar, él que vivía como podía era presa fácil, y la soledad aliada con su conciencia solían destruirlo gradualmente mientras el tiempo seguía pasando.

Sin amigos, sin familiares, sin ningún tipo de compañía vivía, poco hablaba, y claro no tenía con quien hacerlo, aunque su situación no parecía afectarlo, por dentro siempre vivía al margen, siempre al borde de su cordura, sintiéndose culpable, reprochándose cualquier cosa hecha, ya que dentro de sí, se sentía responsable de su situación.

Solía salir de su casa por las noches a caminar, a despejarse un poco la mente, para escuchar los ruidos de la gente, los sonidos de la ciudad en la cual habitaba, esa costumbre le servía de terapia, y con eso conseguía estar un poco mas cómodo con su internalidad.

Mientras los días pasaban y se convertían en semanas y meses, él notó la presencia de alguien, ese alguien vivía ligado a él, y él jamás lo había notado, y entonces indirectamente sus pensamientos culparon a ese alguien de su situación precaria y solitaria, comenzó a observar y a analizar la presencia y la manera de desenvolverse que tenía ese personaje, y como lo afectaba a él, y poco a poco comenzó a aborrecerlo, a odiarlo, lo despreciaba ya que dentro de su mente esa era la razón que lo hacía vivir sumido en tan cruda oscuridad.

A medida que pasaban los días, el odio y el rencor lo consumían lentamente, su paciencia comenzaba a evaporarse, y él estaba convencido de que tenía que acabar con su enemigo. Odiaba todo de él, la manera de hablar, cada palabra que decía lo atormentaba, cada pensamiento lo agobiaba, y él, necesitaba librarse de su enemigo completamente, quería borrarlo por completo, que no quedara un rastro, que no quedara nada, sabía que al hacerlo todo sería como el añoraba.

Una noche, quizás una de las mas oscuras que él había visto, puso en marcha un plan que ya tenía tiempo pensando, esa noche acabaría con su adversario y conseguiría al fin su tranquilidad, y todas las personas lo aceptarían y le brindarían la amistad que el siempre había querido cosechar, ya no estaría solo nunca más.

Luego de su acostumbrada caminata nocturna, luego de haber deambulado sin rumbo por unas cuantas horas, llegó a la morada de su enemigo, y la miró con desprecio, paso a paso se acercaba a la entrada, lentamente comenzó a subir escalón por escalón, con sus manos se aferraba a la baranda de las pequeñas escaleras que daban con la entrada principal, entonces cuando tuvo la puerta en frente se detuvo por un momento. Lentamente colocó su mano en el pomo de la puerta, el cual giraba con suavidad para evitar así algún sonido que pudiera poner en alerta a su adversario. Comenzó a empujar la puerta, las bisagras gemían debido al desgaste de los años, pero su sonido se veía opacado por la suavidad con la que él empujaba la puerta.

Una vez dentro miró a su alrededor, todo le parecía familiar, parecía un encuentro consigo mismo, las cosas estaban iguales que en su casa, las fotos, los cuadros, los muebles, todo, absolutamente todo era igual a lo que él tenía, y lo más espeluznante era el orden en el que estaban, parecía increíble que todas las cosas estaban de la misma manera situadas como él las tenía en su casa. Ese hecho lo detuvo por unos momentos y lo hizo reflexionar, sin embargo eso no lo detendría, ya estaba muy cerca de conseguir todo lo que nunca había tenido, todo lo que le había sido negado a causa de su cruel adversario.

Se percató de que la casa estaba sola, y entonces se sintió con la libertad de destruir todo lo que allí había, de alguna manera con eso mataría parte de lo que era su enemigo, y así fue, la ira, el odio y la adrenalina fluyeron por su sangre de manera muy rápida, y bloquearon su razón, se dejó llevar por sus instintos violentos, y comenzó a destruir todo, tomó un bastón que casualmente también era igual a uno que él tenía en su casa, y con eso acabó con los adornos, y las mesas, los porta retratos cayeron al suelo, y el vidrio de cada uno se esparció por el suelo, todos los cuadros los cortó con un cuchillo, la biblioteca la tiró al suelo, y uno a uno fue rompiendo y deshojando cada libro, los arrojaba por las ventanas, abrió las gavetas y sacó todo, pisó cada cosa, cada objeto que su enemigo tenía, todo lo devastaba, en la cocina acabó con los platos y vasos de vidrio, los objetos metálicos los arrojó por la ventana también, luego fue al dormitorio y abrió el closet, sacó la ropa a tirones, más que todo trajes y viejas camisas, las rompía a la mitad, todo lo que había en el peldaño central del closet al piso fue a parar, y él aplastó todo con los ojos llenos de rabia y odio, sentía una furia barbara que lo impulsaba a acabar con cualquier rastro de su rival.

Luego de haber acabado con todo, se sentía algo debilitado, su respiración era muy acelerada, su presión sanguínea también, respiraba hondo para buscar algo de tranquilidad luego de ese momento tan rápido, tan violento.

De pronto ya un poco relajado, pero aun sabiendo que su rival estaba con vida se sintió algo vacío, entonces se dirigió a la parte central de la casa, y un fuerte relámpago le mostró la silueta de su adversario, entonces nervioso tomó el bastón con el que había destruido los porta retratos y se le fue encima, logró golpearlo varias veces hasta que sintió que ya había muerto y nuevamente mas fragmentos de vidrio cayeron al suelo, soltó el bastón y salió corriendo de la casa. Algunos perros aullaban, otros ladraban, y así se perdió entre las calles de la oscura ciudad, corrió por mucho tiempo, hasta que se sintió seguro, luego siguió caminando, y comenzó a buscar el camino a su propia casa.

Paso a paso, mientras retornaba a su hogar, se sentía algo distinto, estaba tranquilo a la vez que un poco inquieto, ya comenzaba a amanecer y la gente comenzaba a salir a la calle, él un poco tímido se sentía expuesto, pero las personas le sonreían, y le daban los buenos días, él con su abrigo y las manos en los bolsillos les hacía una leve reverencia con la cabeza, y comenzó a disfrutar ese nuevo aire, se sintió que al fin era alguien, alguien que caminaba entre todos y que además era notado por los demás, eso lo hizo sentir muy bien, aunque la timidez que sentía era porque antes no había vivido esas situaciones tan cotidianas y normales para otros.

Respiraba profundamente y no sentía ningún tipo de remordimiento por lo que había hecho la noche anterior, un poco ojeroso estaba, pero muy sonriente, se sentía en paz consigo mismo, y ya se encontraba cerca de su casa, sus vecinos comenzaban a salir, y todos le saludaron con una sonrisa, cosa que jamás había sucedido, pero lo mas extraño fue que al ellos saludarlo parecía algo cotidiano, era como si siempre hubiese sido así, eso lo dejó un poco pensativo aunque no lo perturbó.

Entonces cuando se aproximaba a su casa pudo ver que habían en el suelo muchos objetos regados y rotos, eso lo detuvo, y sintió una sensación de espanto, comenzó a subir nuevamente esos escalones y tomado de las barandas se situó frente a la puerta que estaba entreabierta, y con su mano la empujo para tener una visión completa de su casa sin entrar. Comenzó a entrar lentamente, aparentemente todo estaba normal, nada raro había, y cuando estuvo dentro, pudo ver que estaba todo destruido, las fotos por el suelo, a cada paso crujían los pequeños fragmentos de vidrio, no había nada que sirviera, todo lo había destruido pensando que acababa con las cosas de alguien, y entonces el espejo del mueble central ya no existía, estaba roto, y mas allá en el suelo, el viejo bastón, no había un cadáver, solo pedazos de vidrios y espejo. Y supo entonces que jamás sería el mismo, y que había acabado con lo que él jamás fue.
Imagen

Avatar de Usuario
achue2
Mensajes: 7459
Registrado: Sab Jun 16, 2007 1:26 pm
Contactar:

Notapor achue2 » Mié Abr 30, 2008 9:06 am

Amiga Rebeca me place que esté bien ya......no se preocupe que no le pasará mas nada malo...rezaremos por eso.....Saludos y respetos
[spoil]
Rebeca escribió:
achue2 escribió:
Rebeca escribió:Hola a todos,

¡estoy aquì otra vez! la piedrita en el zapato para muchos, y pienso que afin de otros; casi que paso el páramo, pero no! no era mi hora. Asì que hoy me gustaría compartir contigo Luz, y mis compas, esta lectura tan gratificante que se lee de arriba hacia abajo y al contrario para aflorar sentimientos que siempre están guardados por que son los sueños que nos acompañan. ¡La Aventura! la ensoñaciòn de otras tierras, para volver y decir como el poeta: Confieso que he vivido.

Me gustó mucho, casi que pienso que te acompañé.

[font=Arial]Rebienvenida a su Foro amiga Rebeca....que le aquejaba ya que habla de pasar el páramo???? Vea que Ud es pieza fundamental en este sitio Revolucionario.....Salud.....Saludos y respetos camarada[/font]


Caramba hermano querido, como asì :oops:

Sufro de una cosa que llaman el culodivertido o algo asì, pero no creas que es verdad, eso duele mucho, y parece serrrr que se me reventò un divertìculo, me infectò y casi que no la cuento. Pero el mèdico que me atendiò es de esos afines que estàn esperando que una llegue con una de esas emergencias para desarrollar toda su intuiciòn y dar en el clavo. Me salvò hermano, todavìa estoy pendiendo de un hilo, pero ya es como llaman `fuera de peligro`. Asì que me sacaron de terapia intensiva y ya puedo aporrear las teclas, pienso que estar aquì en esta pelea hizo que saliera màs ràpido del problemòn.

Solo de pensar que los acontecimientos se estàn desarrollando de manera tan vertiginosa, que lo que pasò ayer se lo come rapidito lo que hoy es noticia que pareciera cuento, pero es la realidad. Y tenìa unas ganas grandes de volver a la pelea, solo lamento que se fue el amigo barsabàs; era un estìmulo magnìfico para la discusiòn.

En varias oportunidades he experimentado casi lo que llaman desencarnaciòn, por aquello que se desprende uno del traje que lo acompaña por el tiempo que le toca esta melodìa. Pero te cuento que nunca he visto ninguna luz despuès del tùnel. Serà que debe uno ponerse en sintonìa con tiempo. Avisar que va a visitar a los panas que volaron temprano, o serà que se ponen todos de acuerdo para poner el hombro hasta que se pueda terminar lo que se empieza.

Una vez (creo que ya lo contè) iba al Avila en yip con unos amigos, y perdiò la direcciòn; se volteò y caimos por un precipicio. Estuvimos cierto tiempo sin que nadie se diera cuenta, y yo pensando que no querìa pasar la noche en la rama de un àrbol, salì como pude, siempre llamàndo a mis amigos, que no me respondìan. No se como salì de allì, pero me vi en un camino que sabìa bajaba hacia las faldas del cerro hasta donde podrìa guiarme, asì por horas; cuando lleguè abajo !tenìa un brazo roto¡ pero nunca en todo el trayecto sentì dolor. Estaba muy deshidratada y con signos de alucinaciòn.

Mis amigos no tuvieron ni siquiera oportunidad, ahora paso por allì y siento una especie de reverencia porque no se como pude bajarme del àrbol donde quedè guindando, còmo salì de la hoya donde estaba el àrbol, y caminar hasta donde podìan ayudarme era casi imposible, y con un brazo roto menos¡ sin embargo, salì de esa sin certeza clara de lo que habìa pasado.

Me pasa mucho, sabes?
[/spoil]
Imagen

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Mié Abr 30, 2008 9:46 am

Hola achue2; gracias hermano querido, se le agradece desde lo profundo de mi sentimiento, que tenga a alguien que diga esas palabras para mi, es un bálsamo para el alma. Gracias infinitas hermano.
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
Yurlen Rondón
Mensajes: 266
Registrado: Vie Jun 15, 2007 9:33 am
Contactar:

Notapor Yurlen Rondón » Mié Abr 30, 2008 12:27 pm

Rebeca escribió:Sufro de una cosa que llaman el culodivertido o algo asì, pero no creas que es verdad, eso duele mucho, y parece serrrr que se me reventò un divertìculo, me infectò y casi que no la cuento. Pero el mèdico que me atendiò es de esos afines que estàn esperando que una llegue con una de esas emergencias para desarrollar toda su intuiciòn y dar en el clavo. Me salvò hermano, todavìa estoy pendiendo de un hilo, pero ya es como llaman `fuera de peligro`. Asì que me sacaron de terapia intensiva y ya puedo aporrear las teclas, pienso que estar aquì en esta pelea hizo que saliera màs ràpido del problemòn.


¿Diverticulitis? Uy, camarada, ¡de verdad que casi cruzas el páramo! Uffff...gracias a Dios no fue así. ¡Tenemos Rebeca pa´la revolución pa´rato! Me alegro mucho que estés superando esa situación y, en nombre de Dios, la superarás completamente. También te agrego a mis rezos, para que te recuperes prontamente y sin recaídas.

Un beso.
Decir la verdad cuando sabemos que nos pesará es la mejor prueba de honradez.http://pariendo-la-patria-buena.blogspot.com

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Mié Abr 30, 2008 12:51 pm

Yurlen Rondón escribió:
Rebeca escribió:Sufro de una cosa que llaman el culodivertido o algo asì, pero no creas que es verdad, eso duele mucho, y parece serrrr que se me reventò un divertìculo, me infectò y casi que no la cuento. Pero el mèdico que me atendiò es de esos afines que estàn esperando que una llegue con una de esas emergencias para desarrollar toda su intuiciòn y dar en el clavo. Me salvò hermano, todavìa estoy pendiendo de un hilo, pero ya es como llaman `fuera de peligro`. Asì que me sacaron de terapia intensiva y ya puedo aporrear las teclas, pienso que estar aquì en esta pelea hizo que saliera màs ràpido del problemòn.


¿Diverticulitis? Uy, camarada, ¡de verdad que casi cruzas el páramo! Uffff...gracias a Dios no fue así. ¡Tenemos Rebeca pa´la revolución pa´rato! Me alegro mucho que estés superando esa situación y, en nombre de Dios, la superarás completamente. También te agrego a mis rezos, para que te recuperes prontamente y sin recaídas.

Un beso.


Infinitas gracias, Yurlen, ya me están mirando feo aquí, parece serrr que ya se acabó la plata que cubre la póliza, y pobre jiede, así que estamos buscando un hospital. Se acabó televisión por cable y dr. jaus; sino me voy para la casa; total es dieta y medicamentos; que espero los tenga barrio adentro. Y todo pasó porque desapareció la avena en hojuelas, otra raya más pa´los dizque empresarios; como ahora es más rentable los jugos y la avena líquida no la encuentro natural y es imprescindible para mi tomar un vaso en ayunas. Fíjate que parece tontería pero me causó un problema.

Cordiales saludos,
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
luzmariamejia
Mensajes: 135
Registrado: Mié Abr 16, 2008 11:49 pm

Notapor luzmariamejia » Jue May 01, 2008 11:54 am

Hola Becky, ya te respondi por privado, mmm no consigues avena en hojuelas, aqui si, si quieres te mando.

Luz.

Avatar de Usuario
Optimus Prime
Mensajes: 35
Registrado: Jue Abr 24, 2008 4:31 pm
Ubicación: En El Subsuelo

Notapor Optimus Prime » Jue May 01, 2008 4:50 pm

[align=center]Aquella Noche[/align]

Desde aquella fecha, desde aquella noche, la vida de Roberto no fue igual, lo recuerdo como si fue ayer. Roberto entró a su casa muy alterado, sumamente nervioso y lleno de barro, los ojos los tenía exaltados y poco parpadeaba, sus manos temblorosas sirvieron en un pequeño vaso un licor seco que tenía, y debido al mal pulso, era más lo que derramaba sobre el suelo que lo que se servía en el vaso. Fue al baño a lavarse las manos y la cara, se miró por horas en el espejo, y con el puño cerrado golpeaba la pared mientras aun miraba su propio reflejo.

Se cambió de ropa, y la que se había quitado la sacó al patio y la echó en un viejo barril de hierro que tenia, la llenó de combustible y la quemó para así borrar cualquier evidencia, luego entró de nuevo a la casa, y tomó más licor. Buscó unas pastillas para poder calmar sus nervios y así poder dormir. Al parecer las pastillas de nada servían porque el sol lo sorprendió despierto, despierto mirando el techo de su habitación mientras pensaba, era sábado y no tenia que trabajar, eso lo hizo sentir un tanto aliviado.

Cada vez que cerraba los ojos veía en su mente las imágenes de aquel hecho una y otra vez, creando así una especie de ciclo macabro, un ciclo sádico, una película de una hora que al culminar comenzaba de nuevo haciéndose perpetua.

Así fue pasando el tiempo en la vida de Roberto, y así se acostumbró a vivirla, aunque no fue el mismo, se hizo amargado, se hizo nervioso, se hizo paranoico. En la calle nunca se sintió tranquilo, siempre miraba a todos lados con rápidos movimientos de cabeza para cerciorarse de que nadie le seguía, evitaba siempre toparse con algún funcionario de la policía. Él tenía algo que ocultar.

Poco a poco a lo largo de unos meses se fue alejando de todos los que lo rodeaban y evitaba salir de su casa, solo lo hacía cuando era necesario en casos extremos, y claro, salía a trabajar. Siempre se mantuvo oculto en su casa, siempre con las cortinas y persianas cerradas, su ambiente se tornó muy oscuro, y vivía acosado por el recuerdo de aquella fatídica noche.

Los pocos amigos que le quedaban se preocupaban por él, ya que sabían que Roberto no estaba nada bien, desde que su esposa lo había dejado. Y aunque Roberto mantenía contacto telefónico con ellos, siempre evitaba tener que verlos, y menos los recibía en su casa.

Su casa a pesar de estar oscura todo el tiempo, estaba limpia y ordenada, todo en su lugar, la cocina pulcra, ya que poco la usaba, generalmente compraba comida cuando se regresaba del trabajo, y los días festivos pedía algo por teléfono, así evitaba tener que salir, y no tendría que someterse a esas horribles paranoias de las que él era victima.

El mundo de Roberto se fue reduciendo de tal manera que todo comenzó a salirle mal, tenía descuidos en el trabajo, estaba olvidadizo y no pagaba sus cuentas, y recibía llamadas telefónicas de gente cobrándole cuentas, tenía problemas con algunos de sus vecinos y su carácter se hacía cada vez mas irritable, comenzó a perder la paciencia, y se hizo mas callado aun.

Cada vez más le costaba salir a la calle y caminar con la frente en alto, siempre con la mirada al suelo, siempre de brazos cruzados, siempre con las manos dentro de los bolsillos.

Era la imagen danzante del perdedor, del hombre descuidado, del hombre que siempre daba un mal aspecto, aunque estuviese con ropas decentes, era como dice una canción, Roberto estaba en la tranquilidad del desesperado.

Y así comenzaba a acercarse la fecha aniversaria de aquella noche, y fríos vientos soplaban la casa, y densas neblinas la borraban dando así un aspecto tenebroso, se escuchaban dentro de ella ruidos que antes no estaban, el ambiente de la casa se comenzó a sentir incómodo y pesado, a Roberto ya le empezaba a aturdir aun mas esa situación, y muchas veces se encerraba en un closet a gritar desesperado mientras se halaba el cabello y se apretaba la cara.

Sentía como si hubiese una presencia sobrenatural dentro de su hogar, haciéndole así pequeño el lugar, y solo en ese closet se sentía un poco mas tranquilo en cuanto a esas fuerzas externas que lo perturbaban y lo asombraban. Ya que internamente era presa de los recuerdos de aquella noche, y era un torbellino nervioso y paranoico.

Faltaban escasos días para que llegara de nuevo la noche de aquel 14 de septiembre en la que Roberto había cometido algo que ya no podía soportar en su espíritu. Y eso lo desesperaba aun mas, ya por su mente rondaba el fantasma del suicidio, pero solo lo pensaba y no era capaz de atentar contra su propia vida. Aunque sentía en esa horripilante atmósfera que su vida se le iba, y se le iba con el ritmo de cada latido de su corazón, corazón presa del fúnebre terror que el solo percibía, y que él solo respiraba.

Los días pasaban y Roberto que ya tenía varias noches sin dormir, y sin comer nada se encontraba debilitado, y tirado en el suelo de su habitación, ese era uno de los lugares mas fríos y sombríos de la casa, entonces se puso en pié y se dirigió al baño para mirarse al espejo, tenía los ojos enrojecidos por el mal vivir, y sentía nauseas, parecía que vomitaría su propio estómago, luego se lavó la cara y seguía analizándose frente al espejo.

Fue a la cocina como pudo y tomó algo de agua, luego se retiró a su habitación de nuevo donde permaneció inmóvil, y aprentando los dientes produciendo un incómodo chillido, y así estuvo hasta que el cansancio de las noches pasadas le pasaron factura, y así solo y desesperado se durmió.

Al fin llegó la noche en la que se cumpliría un año de aquella horrible noche, de aquel viernes 14 de septiembre, en la que Roberto perdió su vida por no medir ni controlar su ira, y él la esperaba despierto presa del pánico, ya que esa noche su mente esclava de aquel oscuro recuerdo lo afrontaría y le haría vivir terriblemente ese hecho.

La casa en tinieblas parecía abandonada, pero Roberto estaba dentro de ella, en esta oportunidad estaba bebiendo licor seco, directo de la botella, llevaba mas de la mitad, y entonces a pesar de que su cuerpo estaba caliente, se sentía un frío casi polar dentro de la estancia, y él estaba de piernas recogidas sobre el sofá con la cabeza entre las rodillas, y los brazos abrazando sus muslos, al verlo parecía un niño castigado, y de hecho era así, estaba siendo castigado por su mente, él solo quería aislarse, pero al hacerlo se hundía aun mas, mucho mas.

Entonces el ambiente de la casa se hizo pesado de nuevo, más de lo que ya estaba, y el frío mas aun se intensificó, y entonces Roberto asustado por el horrible silencio se levantó y cuando menos lo esperaba sintió que ante él había alguien, estaba frente a el su esposa que se había ido exactamente un año atrás, y el temblando de pavor estático se quedó, parecía una estatua, mientras que su esposa caminaba mirando la casa, que en tinieblas estaba, el frío se agudizaba, y mientras Roberto respiraba se podía ver el vapor que salía de su nariz y boca.

Sus dientes temblaban, ya no sabía si era debido al terror o al frío, y entonces la figura de su esposa vagaba por la casa, y él no sabía que hacer, si gritar, huir, o hablarle, entonces cuando pudo moverse y se volteó la tenía de frente nuevamente, y Roberto gritó de miedo, y de impotencia, gritó con todas sus fuerzas, y el grito invadió cada rincón de la casa, y también salió de ella perdiéndose así lejanamente en la oscuridad de aquella horrible noche.

Entonces unos truenos se comenzaron a escuchar de manera absoluta, y los relámpagos reflejaban el tono pálido de la cara de su esposa que había regresado, y la brisa comenzó a silbar, y las cortinas y persianas sonaban y se movían golpeándose contra las ventanas, el silbido del viento se hizo agudo y espeluznante, y comenzó a llover de manera torrencial, y las gotas de agua se estrellaban contra los vidrios haciendo gran estruendo y Roberto sintió como se quebraba definitivamente, sus piernas temblaban y sintió una humedad caliente, se había orinado del pavor que tenía, e inmóvil se quedó sobre el charco mirándolo, y fue entonces cuando su esposa, de rostro pálido y ropas desgastadas le dirigió la palabra diciéndole:

- No te asustes, solo vine a ver como estaban las cosas. ¡Pero cálmate!, ¡no tienes que gritar!, tu me conoces bien, ah… ya entiendo, te he caído por sorpresa, pero tranquilo no tardaré mucho. Oye te veo bastante demacrado, veo que el tiempo te ha estado afectando, aunque no ha sido tan largo tampoco.

Y la voz de aquella mujer penetró la cabeza de Roberto dejándolo en estado de shock, Roberto apretaba los dientes y los puños con todas sus fuerzas, y se encogía de hombros mientras de nuevo la voz de su esposa se hizo sentir en la casa a pesar de la tormenta:

- Solo vine decirte que te perdono todo, incluso la última cosa que me hiciste. Pero también debes saber que desde hoy todas las noches vendré a visitarte. Para ver hasta donde puede aguantar la cordura de un hombre. Ahora soy eterna, tú me hiciste eterna.
Imagen

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Dom May 04, 2008 9:24 am

Optimus, no tienes más? queda una con ganas de seguir leyendo!
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/

Avatar de Usuario
hendrix
Mensajes: 141
Registrado: Mar Dic 11, 2007 7:50 am
Contactar:

Notapor hendrix » Dom May 04, 2008 9:37 am

LA MUERTE Y EL GUERRERO

Luego de una batalla ocurrida hace ya tanto tiempo que la historia no la registra, la leyenda cuenta que un guerrero, último sobreviviente de ambos ejércitos, devastado y marchito se puso a caminar sin rumbo, hastiado de su vida.

Amanecía sobre la llanura, y el sol nuevo iluminaba apenas la escasa vegetación sobreviviente del invierno. El guerrero, taciturno, se desplazaba lento y cansino y tropezó con una pequeña piedra. La observó y le dijo:

-Por qué me molestas? Con sólo un pisotón puedo hundirte en el polvo para que jamás vuelvas a sentir el calor de la mañana.

La piedra le contestó:

- No me he movido. Pero no discutamos. Llévame contigo, estoy cansada de mirar siempre el mismo paisaje.

-No te necesito -dijo el guerrero- no preciso compañía. Me molesta hablar y cargar pesos innecesarios.

-Puedo ayudarte, podrás arrojarme contra tus enemigos. No tienes porqué hablar. Sólo escucha.

-No quedan enemigos -afirmó el guerrero- y mi corazón está vacío. No tengo deseos de escuchar.

-Igual puedes llevarme. Sólo ocuparé el espacio que tu corazón dejó libre.

El guerrero levantó la piedra y siguió su camino.

Luego de una jornada larga y aburrida, el hombre detuvo su camino al borde de un estanque para comer su cena. A su lado, una pequeña planta crecía dificultosamente.

Pensando si sería buena para comer, el guerrero comenzó a tirar de su tallo.

- No tienes por qué arrancarme -dijo la planta- no podrás comerme.

-Podría si quisiera -repuso el guerrero- pero probablemente no tengas buen sabor.

- Es cierto. Pero de todas maneras hazlo. Si no te alimento hoy, tal vez llegue el día en que no seré desagradable.

-No pienso en el mañana -afirmó el guerrero- no hay mañanas importantes.

-En cambio, yo no tengo ayeres -dijo la planta- toda mi vida es producir semillas para nuevas plantas. Me da igual crecer aquí o allá. En realidad, soy eterna.

-Te llevaré -consintió el guerrero- veremos si eso es cierto.

El segundo día, el hombre se acercó a un pequeño bosquecillo y, en su centro, descubrió a un león encadenado a un árbol.

-Nunca había visto algo así - se asombró- ¿de qué eres culpable?

-Mirándote, diría que de lo mismo que tú -contestó el león- ¿serás amable y me matarás?

-¿Por qué debería ser amable? Nada te debo. Tu piel es vieja y estás flaco. No me reportaría ningún beneficio.

- Tal vez. Pero entonces podría acompañarte. Si me sueltas, cazaré para tí.

-Si te suelto, seré responsable de tí. Ya no necesito responsabilidades.

-Tal vez mi cadena pudiera serte útil -sugirió el león-

-El guerrero examinó cuidadosamente la cadena. Aunque oxidada, podía todavía prestar un largo servicio. Pensativo, liberó al león que, luego de estirarse cuidadosamente, le dijo:

-De todas maneras, te acompañaré. No necesitas verme si no quieres. Todavía son frías las noches.

Sin contestarle, el guerrero siguió su camino.

Varios días más tarde, al traspasar una colina, el guerrero observó a su izquierda una oveja muerta y, balando a su costado ya frío, un pequeño cordero.

Inmediatamente el león sugirió:

-Comida tierna y joven. Te he traído suerte. ¿Empiezas tú o lo hago yo?

-Me da igual, contestó el guerrero, y se dispuso a disfrutar de un opíparo almuerzo.

-¿No les parece un desperdicio? -preguntó el cordero-

-Desperdicio sería no despenarte -repuso el león-

-Me refiero a que no podrán conservar mi carne fresca mucho tiempo. Si fueran inteligentes, se conformarían con mi madre, y me llevarían con ustedes, vivo. Más adelante podrán comerme.

-Es lógico -dijo el guerrero- y comenzó a encender un fuego.

No demasiado satisfecho, el león destazó a la oveja. Luego de comer, siguieron camino.

Así caminaron muchos días. El guerrero mantenía casi siempre su hermético silencio. El tiempo parecía no trascurrir.

Un día, el guerrero llegó a una cabaña de troncos, desvencijada, de donde emergió una mujer que le sonrió:

-Estaba cansada de no tener compañía. ¿Te quedarás?

-No necesito compañía.

-Entonces podrás arreglar mi cabaña.

-¿Por qué lo haría? Seguiré mi camino.

-¿Hacia dónde vas?

El guerrero la observó sin responderle. Inclinándose, arrancó el hacha del tajo y comenzó a cortar leña.

Pasaron muchos años. La mujer murió de vejez. El guerrero, el león, el cordero y la planta parecían no cambiar. La piedra, desde luego, estaba igual.

Una tarde, bostezando, el guerrero dijo:

-Retomaré mi camino. Aquí nada me ata.

Y todos continuaron siguiendo la huella.

Una noche, en mitad del campo, el guerrero se irguió sobresaltado: junto a él, ominosa, desmesuradamente pálida, se alzaba la Muerte.

-Vengo a buscarte -le dijo-

-No sé por qué. No tengo nada que puedas desear.

La Muerte intentó envolverlo con su oscura capa, pero el guerrero parecía trasparente a sus esfuerzos, evanescente, nuboso.

La Muerte, impresionada, retrocedió dos pasos.

-¿Por qué te resistes? Es tu hora.

-Nada hago. Y las horas no me preocupan.

Burlón, el guerrero hizo una leve reverencia hacia la Muerte, y se marchó, con su paso cansino.

Han pasado muchos años. Aún hoy, el guerrero sigue caminando por la tierra. Los que lo han visto, afirman que tras sus pasos, no demasiado lejos, viene la Muerte; caquéctica, desorbitada, con ansiedad de siglos, intentando descubrir por fin cuál es su secreto.


--------------------------------------------------------------------------------

Enrique Gil Ibarra

Avatar de Usuario
Rebeca
Expulsado o expulsada
Mensajes: 842
Registrado: Dom Jun 17, 2007 2:42 pm
Ubicación: Caracas

Notapor Rebeca » Dom May 04, 2008 11:01 am

Más, más, quiero más! :yes:
El peor analfabeto es el analfabeto político.

Bertol Brecht

NEMESIS http://nemesisdejusticia.blogspot.com/


Volver a “Entretenimiento, deportes, humor, cultura y otros”

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 3 invitados